Hierro Galvanizado vs Acero Galvanizado: La diferencia explicada | MachineMFG

Hierro galvanizado frente a acero galvanizado: La diferencia explicada

0
(0)

El hierro galvanizado y el acero galvanizado presentan algunas diferencias en cuanto a propiedades de los materiales, ámbitos de aplicación y capacidad de procesamiento.

En primer lugar, en cuanto a la composición del material, el hierro galvanizado es una chapa de acero con bajo contenido en carbono recubierta de zinc en la superficie; su grosor suele oscilar entre 0,44 y 1,2 milímetros, con una capa de zinc de más de 0,02 milímetros de grosor.

El acero galvanizado, por su parte, es una chapa de acero soldada con una capa superficial de zinc galvanizado en caliente o galvanoplastia, que puede dividirse en chapas electrolíticas ordinarias y chapas electrolíticas resistentes a las huellas dactilares. Esto indica que la chapa galvanizada se fabrica principalmente con acero de bajo contenido en carbono, mientras que el acero galvanizado puede incorporar distintos tipos de acero, como acero ordinario o acero tratado de forma específica.

En segundo lugar, en términos de resistencia a la corrosión y ductilidad, el hierro galvanizado es prácticamente resistente a la oxidación y tiene una fuerte resistencia a la corrosión y ductilidad. Las planchas de acero galvanizado pueden prevenir eficazmente la corrosión del acero, alargando su vida útil, y presentan una excelente pintabilidad, decoratividad y buena conformabilidad. Esto significa que, aunque ambas son resistentes a la corrosión, las chapas de acero galvanizado son más decorativas y moldeables.

Por último, en cuanto al contenido de carbono, el alambre de acero galvanizado tiene un contenido de carbono de 0,40-0,80%, mientras que el alambre de hierro galvanizado tiene un contenido de carbono de 0,05-0,25%. Esta diferencia se traduce en variaciones en su resistencia; debido a su mayor contenido de carbono, el alambre de acero galvanizado posee una resistencia relativamente mayor.

I. Hierro galvanizado frente a acero galvanizado

1. Diferencia de significado

El hierro galvanizado es un tipo de chapa de acero con bajo contenido en carbono recubierta de zinc en la superficie. Su grosor básico suele ser de 0,44~1,2 mm, y el grosor de la capa de zinc también es superior a 0,02 mm.

La chapa de hierro galvanizado puede dividirse en chapa plana y chapa ondulada (ondulada).

La chapa no galvanizada se conoce comúnmente como chapa de hierro negra.

Galvanizado chapa de acero es un tipo de chapa de acero soldada con revestimiento de zinc en caliente o galvanizado en la superficie.

La chapa de acero galvanizado puede dividirse en chapa electrolítica ordinaria y resistente a las huellas dactilares placa electrolítica.

La placa resistente a las huellas dactilares se basa principalmente en la placa electrolítica ordinaria para el tratamiento adicional resistente a las huellas dactilares, que puede resistir el sudor, y se utiliza generalmente en piezas sin ningún tratamiento.

La placa electrolítica común puede dividirse en placa de fosfatado y placa de pasivado.

2. Diferencias en las características

Básicamente, la chapa de hierro galvanizado no es fácil de oxidar y tiene una fuerte resistencia a la corrosión, además de una gran ductilidad.

La chapa de acero galvanizado puede prevenir eficazmente la corrosión del acero, prolongar la vida útil, y tiene una excelente pintura, decoración, conformabilidad, conducción del calor y reflexión del calor.

3. Diferencia de uso

La chapa de hierro galvanizado es un tipo de material enrollado de hierro muy utilizado en la industria, la fabricación y otros sectores. Suele utilizarse para fabricar tejados, bobinas y diversos contenedores.

La chapa de acero galvanizado se utiliza ampliamente en la construcción, los vehículos, los electrodomésticos, las necesidades diarias, la industria ligera, la agricultura, el transporte y otras industrias.

II. Tipo de placa de acero galvanizado

1. Chapa de acero galvanizada en caliente

Sumerja la chapa de acero en el baño de zinc fundido para que su superficie se adhiera a la chapa de zinc.

En la actualidad, también se produce básicamente mediante un proceso de galvanizado continuo, que puede sumergir continuamente el acero laminado en el baño de zincado fundido para fabricar la chapa de acero galvanizado;

2. Chapa de acero galvanizado aleado

Por otra parte, este tipo de placa de acero se fabrica básicamente por un método de inmersión en caliente, pero se puede calentar a unos 500 ℃ inmediatamente después de salir del tanque, que es también un recubrimiento de aleación que puede hacer que produzca zinc y hierro.

Este tipo de chapa galvanizada también tiene muy buena adherencia de revestimiento y soldabilidad;

3. Chapa de acero electrogalvanizado

La chapa de acero galvanizado se fabrica principalmente por el método de galvanoplastia, que básicamente tiene un rendimiento de procesamiento particularmente bueno.

Sin embargo, el revestimiento es relativamente fino y su resistencia a la corrosión no es tan buena como la de la inmersión en caliente. chapa galvanizada;

4. Chapa de acero galvanizado de una cara y chapa de acero galvanizado diferencial de dos caras.

Chapa de acero galvanizada por una sola cara, es decir, productos galvanizados por una sola cara.

Se adapta mejor que la doble cara chapa galvanizada en soldadura, revestimiento, tratamiento antioxidante, transformación, etc.

Para superar el inconveniente de la cara única sin recubrimiento de zinc, existe otro tipo de chapa galvanizada recubierta con una fina capa de zinc en la otra cara, es decir, la chapa galvanizada diferencial de doble cara;

5. Chapa de acero galvanizado aleado y compuesto

Utiliza principalmente zinc y otros metales, como plomo y zinc, para fabricar chapas de acero aleadas e incluso compuestas.

Este tipo de chapa de acero no sólo tiene un excelente rendimiento antioxidante, sino también un buen rendimiento de revestimiento.

III. Propiedades de resistencia a la corrosión del hierro galvanizado y del acero galvanizado Comparación

La comparación de las propiedades de resistencia a la corrosión del hierro galvanizado y el acero galvanizado en diversas condiciones ambientales depende principalmente de la capa de zinc que recubre su superficie. Esta capa de zinc previene eficazmente la corrosión, la oxidación y la erosión. Sin embargo, debido a las diferencias inherentes a los materiales, presentan diferentes propiedades de resistencia a la corrosión en diversas condiciones ambientales.

En el caso del hierro galvanizado, los alambres de hierro galvanizado galvánico tienen un menor contenido de zinc, lo que los hace propensos a oxidarse en presencia de agua de lluvia o condiciones de humedad. En cambio, los alambres de hierro galvanizado por inmersión en caliente, con un mayor contenido de zinc en la capa, ofrecen una mayor resistencia a la corrosión. Esto sugiere que, en entornos húmedos, el hierro galvanizado en caliente presenta una resistencia a la corrosión superior a la del hierro galvanizado galvánico.

La situación es ligeramente diferente en el caso del acero galvanizado. La vida útil de la resistencia a la corrosión de la rejilla de acero galvanizado en caliente depende principalmente del grosor de la capa de zinc, que puede variar mucho en función de las condiciones de uso. Por ejemplo, en aire seco, la rejilla de acero galvanizado en caliente demuestra una buena resistencia a la corrosión, mientras que en condiciones de humedad extrema, la capa de zinc podría corroerse al entrar en contacto con aluminio o acero inoxidable. Además, el tratamiento de pasivación puede mejorar significativamente la resistencia a la corrosión de las chapas galvanizadas, haciéndolas aptas para su uso en condiciones ambientales duras.

Las propiedades de resistencia a la corrosión del hierro galvanizado y del acero galvanizado en distintas condiciones ambientales dependen de varios factores, como el tipo de galvanización (galvanoplastia o inmersión en caliente), el espesor y si se ha aplicado un tratamiento de pasivación. En ambientes generalmente secos, ambos ofrecen una buena resistencia a la corrosión. Sin embargo, en entornos húmedos o con productos químicos específicos, los materiales galvanizados por inmersión en caliente suelen presentar una mayor resistencia a la corrosión, especialmente si se tiene en cuenta el tratamiento de pasivación. Por lo tanto, la elección del material debe determinarse en función del entorno de uso y los requisitos específicos.

IV. Diferencias de resistencia entre el alambre de acero galvanizado y el alambre de hierro galvanizado

¿Cuáles son las diferencias de resistencia entre el alambre de acero galvanizado y el alambre de hierro galvanizado, y cómo influyen en sus aplicaciones?

La diferencia de resistencia entre el alambre de acero galvanizado y el alambre de hierro galvanizado radica principalmente en su contenido de carbono. El alambre de acero tiene un mayor contenido de carbono, por lo que posee mayor resistencia y mejor tenacidad, mientras que el alambre de hierro tiene un menor contenido de carbono, por lo que es comparativamente más débil y blando. Esta diferencia de resistencia determina sus respectivos campos de aplicación.

El alambre de acero galvanizado, con su alta resistencia, excelente tenacidad y resistencia a la corrosión, tiene una amplia gama de aplicaciones en los sectores de la automoción, la electricidad, la energía y la agricultura. Especialmente en condiciones ambientales duras, como las granjas y la fabricación de cables de acero, el alambre de acero galvanizado se utiliza mucho por su superficie lisa y limpia y sus propiedades anticorrosión. Además, con el avance de la urbanización, también aumenta el uso de alambre de acero galvanizado en los sectores de la construcción, la energía y las comunicaciones.

En cambio, el alambre de hierro galvanizado, debido a su menor resistencia y a su naturaleza más blanda, se utiliza más comúnmente para aplicaciones ligeras de la vida cotidiana, como el atado de artículos. Aunque la resistencia a la tracción estándar del alambre de hierro galvanizado es de 295-540MPa, en comparación con el alambre de acero galvanizado, se queda corto en aplicaciones que requieren mayor resistencia y durabilidad.

La gran diferencia de resistencia entre el alambre de acero galvanizado y el alambre de hierro galvanizado influye directamente en la elección de su aplicación en distintos campos. El alambre de acero galvanizado, con su alta resistencia y excelentes características de rendimiento, desempeña un papel crucial en muchas industrias y sectores importantes, mientras que el alambre de hierro galvanizado se utiliza más a menudo en situaciones cotidianas en las que la alta resistencia no es un requisito.

V. Análisis coste-beneficio del hierro galvanizado y el acero galvanizado

Al comparar los costes de uso a largo plazo del hierro galvanizado y el acero galvanizado, hay que tener en cuenta varios factores, como los costes iniciales, los gastos de mantenimiento, la vida útil y el impacto de los factores ambientales en los índices de corrosión.

En primer lugar, si nos fijamos en los costes iniciales, la elección del material (hierro o acero) en el proceso de galvanización puede dar lugar a algunas diferencias de coste. Sin embargo, esta discrepancia no es lo bastante significativa como para representar el gasto global.

En segundo lugar, los costes de mantenimiento son otra consideración crucial. Las pruebas sugieren que los costes de mantenimiento de los sistemas galvanizados pueden variar significativamente en función del sistema. Concretamente, los proyectos de protección contra la corrosión mediante galvanizado en caliente destacan por sus beneficios económicos a largo plazo, especialmente con el aumento de los salarios, los costes de pintura y reparación aumentarán continuamente, lo que demuestra la excelencia del galvanizado en caliente.

En tercer lugar, la vida útil también es una medida fundamental para evaluar la rentabilidad. El galvanizado en caliente es más caro que el galvanizado en frío porque requiere un mayor consumo de energía para formar una capa de aleación de zinc y hierro, lo que se traduce en una vida útil más larga. Además, la vida útil de las planchas de acero galvanizado puede verse afectada por factores ambientales como el gas de dióxido de azufre o la sal, sobre todo en zonas industriales o regiones costeras donde los índices de corrosión se aceleran.

Por último, no se puede ignorar el impacto de los factores medioambientales en los índices de corrosión. Por ejemplo, durante la estación lluviosa, los revestimientos expuestos a largo plazo al agua de lluvia pueden acelerar los índices de corrosión, lo que afecta a la vida útil.

Aunque puede haber diferencias en los costes iniciales del hierro galvanizado y del acero galvanizado, desde la perspectiva de los costes de uso a largo plazo, el galvanizado en caliente, debido a su mayor resistencia a la corrosión y a su mayor vida útil, tiene ventaja en los costes de mantenimiento y en los beneficios económicos generales. Por lo tanto, considerando los costes de uso a largo plazo, el galvanizado en caliente puede ser una opción más económica. No obstante, la selección específica debe hacerse en función de la situación real de la aplicación y de las condiciones ambientales.

VI. Elegir entre hierro galvanizado y acero galvanizado

Requisitos del proyecto

A la hora de seleccionar el material para un proyecto, es esencial tener en cuenta los requisitos específicos. El hierro galvanizado, utilizado habitualmente para tuberías de agua y aplicaciones de uso general, es conocido por su buena resistencia a la corrosión y su gran flexibilidad. Sin embargo, puede no ser tan adecuado para aplicaciones pesadas, exteriores o de carga.

Por otro lado, el acero galvanizado ofrece una resistencia y durabilidad superiores. Este material se utiliza a menudo en proyectos estructurales, de automoción y de construcción de exteriores debido a su robustez y resistencia. Es importante evaluar a fondo las exigencias del proyecto, como la capacidad de soporte de peso, la exposición a los elementos y la longevidad, antes de decidirse por el material adecuado.

Limitaciones presupuestarias

Tanto el hierro galvanizado como el acero galvanizado ofrecen una excelente resistencia a la corrosión; sin embargo, su coste puede variar significativamente. El hierro galvanizado suele ser más asequible que el acero galvanizado, lo que lo convierte en una opción atractiva para proyectos con un presupuesto ajustado. Cuando se tienen en cuenta las limitaciones presupuestarias, es esencial sopesar los pros y los contras de cada material:

  • Hierro galvanizado:
    • Pros: Asequible, resistente a la corrosión y flexible
    • Contras: Menor resistencia, no apto para aplicaciones pesadas
  • Acero galvanizado:
    • Pros: Resistente, duradero, apto para aplicaciones pesadas
    • Contras: Más caro que el hierro galvanizado

En resumen, elegir entre hierro galvanizado y acero galvanizado depende de los requisitos específicos del proyecto y de las limitaciones presupuestarias. El hierro galvanizado puede ser una opción preferible para aplicaciones de uso general, mientras que el acero galvanizado funciona mejor cuando se requiere resistencia y durabilidad.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio